Archivo de la categoría: Cosas útiles

Abrir una cuenta en un banco Suizo

Bandera Suiza

Últimamente es uno de los comentarios estrella en muchas conversaciones, sacar el dinero de España por lo que pueda ocurrir. Al final esto es como una profecía autocumplida: si crees que todo se va a hundir, realizas acciones que ayudarán a que pase. Pero de todas formas doy algunas pistas:

  1.  Abrir una cuenta en Alemania no aporta nada. Al final será en euros y si nos hundimos le quedarán 2 días al euro. Y ya veremos como sería el cambio con el bono alemán.
  2. Una cuenta fuera no es para el día a día. Es incómodo, caro, poco práctico. Para abrirla hay que llevar ahorros. Aquí mucha gente se echa atrás “¿Qué ahorros?”. Si no hay ahorros, ¿Qué mas da?
  3. Mucha gente piensa que abrir una cuenta en Suiza cuesta mucho dinero, pero hay formas de abrir una cuenta en suiza sin coste.
  4. Abrir una cuenta allí no significa que no tengas que declararlo ante Hacienda (se enterará, y habrá que pagar recargo, salvo amnistía fiscal). Hay que declarar las cuentas en el extranjero con este formulario del Banco de España.
  5. Si abres una cuenta, ábrela en francos suizos. Moneda estable, no sujeta a la política de la UE, que está ganando valor.
  6. Lo más probable es que la abras para nada.

Y dicho esto, mucha suerte.

Economía

Whatsapp: el comebaterías

Comebaterías

Hace poco recibí una invitación para instalarme el Whatsapp, la aplicación de moda para el telf. La idea es sencilla: un messenger para el móvil, pero sin pagar por mensaje (los que tengan tarifa de datos o wifi). Después de instalarlo, mas por curiosidad que otra cosa, me doy cuenta de algunos detalles que no vienen en ningún sitio:

1º No se puede apagar. Si, tal y como lo leéis, no puedes apagarlo, siempre está encendido, es como el si Messenger de MSN nunca se apagara, o el Skype. Puedes decir que estás ocupado, pero no que no estás.

2º Siempre intenta encontrar una wifi. Dado que el objetivo es que no estés desconectado nunca, siempre busca conexión. ¿En que se traduce esto? En que te come la batería del teléfono en un día.

3º Da de alta todos los usuarios que encuentre por defecto. Cuando lo instalas, busca entre todos tus contactos para ver quien lo tiene instalado y te los añade por defecto. Da igual lo que digas, ya está añadido. Luego ponte a cancelarlos uno a uno.

4º Te manda un mensaje por cada comentario. Supongamos que no estás conectado, pero tienes el 3G encendido. En cuanto alguien escriba algo, te llega con formato mensaje, un mensaje por cada comentario. Multiplica esto por todos los contactos que tengas y que estén aburridos, ruido sin parar.

5º No te deja controlar o cuantificar los datos que usa para la conexión. Si no tienes tarifa plana, es como si estuvieras en una rifa, no sabes que esperarte.

Al final lo he desinstalado, no creo que le pudiera dar mucho uso, salvo el de acabar con el teléfono. Eso si, para todos los contactos que algún día me vieron conectado yo sigo allí, conectado,porque al desinstalarlo no das de baja el servicio, y la aplicación lanza el mensaje de que sigues online. Luego me he encontrado que alguno lleva tiempo esperando mi respuesta. Que se la pidan al Whatsapp.

—-

A contracorriente

¿Debería tener cuenta en Facebook?

Casi todos tenemos hoy en día una cuenta en una red social. No tenerla te convierte en una persona que no estáconectada al resto, como si no tuvieras un teléfono móvil o un correo electrónico. Hace unos años no era necesario, pero si lo tienes no puedes vivir descanectado.

En el fondo todo son pasos que damos para estar en contacto con la gente, cada vez mas cercano. Primero llegaron los teléfonos móviles. Las llamadas eran carísimas, pero siempre tenías los sms.  El negocio de las compañías de teléfono era claro: te daban un terminal barato pero lo  recuperaban gracias a tus llamadas. Poco a poco se fue imponiendo, en parte porque las llamadas a los teléfonos móviles desde un fijo (generalmente familiar) salían caras y porque la gente te decía: “llámame al móvil”. Además te permitía tener la última información, estar al tanto de lso cambios. Uno de los primeros mensajes que todos hemos mandado decía “Llego media hora tarde”. Ahora me resulta complicado encontrarme a alguien sin teléfono móvil.

Teléfono alcatel

Poco a poco todos nos fuimos conectando a internet. Algunos con un módem y pagando tarifas escandalosas, pero en general todo empezó con la banda ancha y las tarifas planas. Los primeros correos eran de trabajo o con los power points adjuntos. Todavía recuerdo esas cadenas de correos tipo “Van a matar a estos cachorros, llama y quédate uno”, o el ya famoso “Hotmail se cierra”. Inicialmente las cuentas de correo eran muy limitadas en lamacenamiento (2MB o menos) y había que tener cuidado con lo que te mandaban o te quedabas sin sitio. Empezamos a compartir información con la gente que conocíamos y poco a poco ha ido sustituyendo al móvil y a las conversaciones para organizar algo. Ahora todos nos mandamos correos con el asunto “Cena del sábado”y estamos al tanto de forma barata y efectiva. Aquí el negocio está claro: había publicidad en los correos, las cuentas eran limitadas y las cuentas corporativas había que pagarlas. Así que todos “picamos” y alguien pagaba la factura. Los chats tipo Messenger eran una manera de fidellizar con el correo: Si quieres hablar con tus amigos en mi red necesitas mi cuenta de correo para poder hacerlo. Y casi todos tenían una cuenta.

Pero ahora estamos en el  momento de las redes sociales. Digamos que todos aquellos que ya tienen el teléfono y una dirección de email empiezan a valorar lo de las redes sociales. En general, si eres menor de 40 años  lo normal es que tengas un Facebbok, un Twitter o Tuenti, según toque. En estas redes la comunicación es mucho mas directa, no hace falta tener conocimientos avanzados de programación para tener mi página web, como el los blogs o bitácoras. Además puedes postear cosas con tus amigos, subir fotos, retomar contacto con la gente que conoces, puedes mantenerte al día de lo que le ha pasado a la gente que conoces con un click… y todo gratis. Es el siguiente nivel de comunicación. Es la traslación del patio de vecinos, donde todo se sabe, al mundo real. Una de las cosas que casi todos los usuarios hacen de vez en cuando es “revisar” las cuentas de esa gente con la que ya no tienen contacto, por pura curiosidad (o cotilleo). Además se integran con todas las plataformas posibles para que siempre puedas estar conectado.

Pero en este nivel hay una pregunta clara: ¿de donde sale el dinero? Porque, evidentemente, alguien tiene que pagar todo esto. ¿Es de la publicidad?Sin duda ganan mucho con la publicidad, es evidente, pero ese no es su principal producto. Realmente Facebook (y similares) no es mas que un gestor de contenido. ¿Quien aporta el contenido? Los usuarios. Es decir, tú no eres su cliente, eres su proveedor.

Clientes Facebook

Pero, entonces, ¿quien es el cliente? No hace falta buscar mucho para saber quién es el cliente de Facebook, basta con saber quien puede usar el contenido. Os dejo un párrafo de sus condiciones de uso:

“Para el contenido protegido por derechos de propiedad intelectual, como fotografías y vídeos (en adelante, “contenido de PI”), nos concedes específicamente el siguiente permiso, de acuerdo con la configuración de privacidady aplicación: nos concedes una licencia no exclusiva, transferible, con posibilidad de ser sub-otorgada, sin royalties, aplicable globalmente, para utilizar cualquier contenido de PI que publiques en Facebook o en conexión con Facebook (en adelante, “licencia de PI”). Esta licencia de PI finaliza cuando eliminas tu contenido de PI o tu cuenta (a menos que el contenido se ha compartido con terceros y éstos no lo han eliminado).”

 Este párrafo dice que les autorizas para usar tu información como ellos quieran y a dársela a quien quieran y gratis, sin que el hecho de que la elimines elimine la licencia ya que, al haberla compartido, si alquien la tiene, puede seguir usándola. El cliente, quien paga, es el que va a tener todos tus datos. Y además los tendrán mientras que a alguien les interese.

Evidentemente no seré yo el que diga que no os hagáis un perfil en las redes, pero yo voy a ser muy cuidadoso con mi información, voy a escoger cómo aparezco y que contactos con el mundo quiero mantener. Quien quiera protegerse un poco frente a la teoría del patio de vecinos, tiene esta guía en inglés y esta otra en español para tener una referencia. El problema es que si todo el mundo limita la información que muestra la red pierde atractivo, ¿no?

¿Cuanto puede bajar la vivienda?

Burbuja del ladrillo

Depende de a quién le preguntes, de dirá que una cantidad u otra. Desde el gobierno se dice que el momento es ahora si se encuentra la adecuada , si bien hace unos meses decía lo contrario. Las entidades inmobiliarias y de construccón no dejan de decir que ya hemos tocado suelo, que ya no se puede bajar mas. Miestras tanto los portales espicializados dicen que todavía queda mucho para tocar fondo en el precio, hablando en algunos casos de necesidad de ajustes de mas de un 12%. Dado que los alquileres no bajan, la compra sigue siendo la opción mayoritaria, para, al parecer de la gran mayoría “no tirar el dinero”.

Una de las partes implicadas, como es la banca, ha asumido posiciones muy diferentes. La Caixa ya ha asumido que las viviendas puden bajar al 50% de su valor, al declarar el 50% del valor original de tasación como pérdida. ¿Cuanto de esa bajada llegará al mercado? Hagan sus apuestas.

¿Alguien ahorra?

No voy a hablar de crisis, ni de subidas de precios, ni de hipotecas. Eso ya lo sabemos todos, lamentablemente no es noticia nueva. Lo sorprendente es una noticia interesada que he visto publicada, pero con un fondo de verdad. Nadie ahorra hoy en día. Ahorrar es guardar dinero para imprevistos, como dice la RAE en su segunda acepción: “Guardar dinero como previsión para necesidades futuras”. Es importante definir este punto porque la expresión “ahorro para un viaje” no aplica en este caso.

El caso es que leo en El Mundo que ING (parte interesada) dice que casi nadie ahorra en España. Bueno, en si no es una sorpresa, pero el plato gordo viene cuando dice que sólo un 18% de los españoles tiene el equivalente a un año de ingresos ahorrado. ¿Eso es mucho? Desde el punto de vista de algunos, es una locura tener ese dinero “parado”, es decir, no invertido, porque es una enorme cantidad. Otros dirán que qué menos, por si los tiempos vienen mal, que luego nunca se sabe cuánto nos quedará.

No voy a entrar en la polémica de las cantidades, pero un familiar me dijo un día “si no puedes ahorrar es que vives por encima de tus posibilidades”. Y el tiempo demuestra que eso es verdad, sin duda, como muchos ahora comprueban.  Os dejo una de las pocas cosas que es gratis en Madrid y que merece la pena, la puesta de sol:

Debod

La foto viene de este blog y es el Templo de Debod en un atardecer cualquiera.

¿Que va a pasar en Egipto?

No voy a dar una visión de lo que pasa allí porque no soy la persona mas indicada. Sin embargo hay una pregunta que se están haciendo muchas personas, entre las que me incluyo, sobre lo que va a acabar ocurriendo allí. Esta viñeta la recoge perfectamente:

Egipto

Esperemos que los chicos de la camisa blanca lleguen antes y se puedan mantener allí arriba.