Desde Sarria: Mis piernas

Tengo tendinitis. Si, no es muy original, pero tengo tendinitis. ¿Por que? (puristas… nunca he sabido si es junto o separado) Porque en una etapa bastante bonita, la subida a Foncebadón, no fui my rápido. Y claro, parece que es una estupidez, pero no lo es. Resulta que gracias a no ser Fitipaldi nos quedamos sin sitio a 1450 metros de altura. Entre una cañería atascada y un grupo de rápidos, me quedé sin sitio. Antes de andar 8 km mas por alta montaña, me dió por probar suerte en una tienda de campaña que nos ofrecieron en un albergue perrofláutico de gente que sentía la energía fluir cerca del cielo. La tienda no estaba nada mal, era la única sin agugeros y sitio suficiente. Pero el saco que me he traído es de verano, no de invierno, así que me congelé.

El día siguiente, 25 km de descenso con los músclos agarrotados, así que un tendón del pie izquierdo decidió que no le gustaba andar. Y desde entonces parezco un cojo en la playa, bailando mas que andando.

Afortunadamente unos canadienses y unos británicos me dieron unas pastilas para dormir a caballos que me dejaron como nuevo ese día, pero desde entonces todos los días pienso que será el último. La recomendación de los médicos: deja de andar. Se ve que no han entendido que no quiero pagar 6 cenas.

A ver si tengo suerte y llego a Santiago antes de romperme. No se como lo voy a hacer en la boda, algo me dice que voy a ir a la pata coja.

Por cierto, todos los que quieran una postal desde Santiago, que me den su dirección de correo postal por email entre hoy y mañana, que aprovecharé para hinchar el pecho si llego (por correo).

 Un abrazo a todos, esta será la penúltima entrada (o casi).

6 comentarios sobre «Desde Sarria: Mis piernas»

  1. patricialamayor

    ok!! tranqui que debes estar en la etapa: PÁNICOOOOO CORPORAL!! a mi me atacó en la primera jornada, así que tú eres todo un campeón!!! espero que tengas un cayado para aligerar el peso de la pierna tocada, o si hace falta, pues 2 en plan muletas. Si ves que no puedes, prueba a descansar un día completo y a partir de ahí tomas decisiones. Pancho, no es una carrera, y a estas alturas quien te reclame una cena por no cruzar la catedral merece ser empalizado… ejem!
    si necesitas coche escoba ya sabes dónde estamos,
    besazos

  2. manuascariz

    Patricia tu tendrías que saber mejor que nadie que es un cabezón, los que se apostaron la cena fijo que no le perdonan ni un metro. Suerte.

  3. admin

    Hola,

    Pues el momento de crisis ya ha pasado a base de antiinflamatorios y cerveza. Maravillas de la vida. Estoy tocado, pero llegaré, espero que los 33 km de mañana no me sienten muy mal. Manu, cuenta con la postal.

    Un abrazo, id calentando las cenas…

  4. Xavi

    Vayaaaaa que ya te queda nada!!! y Patricia como dice manuascariz quién se haya apostado algo no le perdonara ni un metro. Por una vez que que se le puede ganar… pa perdonar esta la peña (yo no aposté).

    Bueno chaval mucho ánimo que esto ya esta!!!!

  5. patricialamayor

    arranca el coche Carlos!! arranca el coche por Dios!!!!!
    jijijiiii ya estás ahí, venga que cruzas la línea de meta!!
    en fin, tus amigos tienen razón, con tal de no perder una apuesta hasta mezclas fármacos con alcohol…. quién lo hubiera dicho en ti…lo de los fármacos claro!!
    el último esfuerzo y luego a abrazar o ahogar a Santiago…
    besazos!!

Deja una respuesta